lunes, 5 de septiembre de 2011

Carta para todas las almas.

Querida alma gemela:
Las nubes y toda esta niebla negra aun me sigue ocultando en la vieja Eiffel. Mi pelirrojo pelo está igual que siempre, desordenado y despeinado, enredado por cientos de miles de violetas y ramas rotas. Jamás volveré a intentar sacármelas de la cabeza, es misión imposible. Mis ojos también siguen siendo igual de eléctricos y peligrosos, llenos de un fuego que crece más rápido de lo que podría decir. Toda la alegría, esperanza, alivio, amor, que antes revoloteaba en forma de bellas mariposas en mi estomago han desaparecido, siendo sustituidas por un halo de destrucción a causa de rayos, truenos que destrozan la pequeña París. Tan solo puedo quedarme aquí de pie, observando, sin poder hacer nada que las detenga. No soy valiente, no puedo luchar. Las fuerzas se esfumaron de mi cuerpo minutos antes de subir al avión, mientras me despedía de ti con mis pálidas manos, que lo único que han hecho durante todo este tiempo ha sido tocar. Tocar, tocar y jamás detenerse. Una melodía infinita que no entiende de pausas. El piano se desgasta. Cierro los ojos, mientras las notas bailan, escampándose en mí alrededor, rodeándome por completo. Notas graves. Notas dulces. Y después, silencio sepulcral.
Espero que la nieve de la Antártida ni el hielo de los Polos te hayan secuestrado o peor aún, ahogado. Eres lo que yo no soy ni seré jamás. Tu sonrisa ilumina más que mil soles en una tarde calurosa de verano, y tu pelo negro que cae en cascada en tu espalda es más hermoso que las aguas del terrible Niágara. Sé que, desde mi escondite en las alturas, eres feliz. Si, te lo digo a ti, alma gemela. Tu felicidad y tus ganas de disfrutar de la vida son algo que jamás entenderé. Eres mágica. También se que tu tren que te llevara hasta él ha llegado por fin a su destino. Un destino al que tú has esperando con ansias y paciencia. Por fin encontraste a esa persona que te complementa perfectamente. Los ojos verdes han llegado a ti, ¿verdad? ¡Y sin extraviarse por el camino! Simplemente, fue directo al corazón. Aquel fue el mejor 8 de agosto de toda tu vida inmortal. Su sonrisa con sus dientes perfectos hace que te derritas convirtiéndote en un dulce chocolate con leche. Ya me lo imagino. ¡AH! Espero que tu querido trozo de tarta sea el más dulce que hayas probado. Dulce, cariñoso, encantador… espera un momento. ¿Futbolista?
Los truenos, rayos, nubes y niebla me han encontrado. Siento decirte que tendré que desaparecer. Besos desde el fuego de mi corazón,
Lilith
P.D. Si no dejas de quemar los libros con final feliz, será el fin de la literatura. Aquí ni siquiera han oído hablar de ellos.


6 comentarios:

  1. Obviamente esta entrada, esta carta, solo podeis entenderla vosotras dos, pero es hermoso saber como un intermedio social ha unido a dos personas tanto, saber como os podeis amar, gracias a textos hermosos y redes sociales que muchos dicen ser inutiles... decirte que la carta es hermosa, y ojala yo tuviese quien me escirbiese una asi,en serio me gusto cad aletra, junto a cada silaba que iban formando tan maravillosa carta...
    eres unica<3

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. Esta carta es preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Genial, me ha encantado de verdad. :)

    ResponderEliminar
  4. Hola cariñooo :) Bueno tu carta... madre mia! me ha emocionado! es preciosa!! y como dice smile es increíble los vínculos que se llegan a formar a partir de las palabras, través de internet... me ha parecido un texto precioso de verdad! y me he metido de lleno :) Increíble.

    ResponderEliminar
  5. ES PRECIOSA!Como todo lo que escribes,no me canso de leerte,aunque me es dificil encontrar un sitio donde comentarte,es algo de tu blog que no acabo de pillar,pero bueno,ya iré aprendiendo,muchas gracias,un abrazo :)

    ResponderEliminar